10 CONSEJOS PARA TENER UN DÍA MÁS MINDFUL (especial docentes)

Ahora que ya ha terminado la vorágine del curso escolar y con la valiosa experiencia de estar presente en aula, quiero compartir especialmente con mis colegas docentes, una serie de tres posts 100% pragmáticos acerca de algunas de mis áreas de mejora continua:

  • CONSEJOS PARA REALIZAR UNA ADAPTACIÓN INDIVIDUAL CURRICULAR NO SIGNIFICATIVA (AICNS).
  • CONSEJOS PARA ALUMNADO CON DÉFICIT DE ATENCIÓN. 
  • CONSEJOS PARA EL PROFESORADO DE CÓMO TENER UN DÍA MÁS MINDFUL.  

Esta primera entrega trata de unos humildes y breves consejos, rápidos y efectivos para tener un día más MINDFUL durante el curso que viene. Teniendo en cuenta que las vacaciones comienzan a la vuelta de la esquina, puede ser un período estupendo a modo de entrenamiento para llevar a cabo alguna de las prácticas que suelo realizar. De esta forma al empezar el curso ya las tendréis interiorizadas.

Este post viene a complementar otro hace ya tiempo publicado sobre el mismo tema: ¿Para qué sirve el mindfulness en educación? Os recomiendo encarecidamente leerlo si sois completamente ajenos a esta disciplina de la ATENCIÓN PLENA.

A modo de resumen, y para reforzar aprendizajes, quiero recordar el gran reto que persigue el MINDFULNESS como disciplina experimental. Consiste en traer una nueva consciencia de tus sentidos, pensamientos y emociones, con el objetivo último de hacer tus días más significativos y con plena presencia. 

.

Mindfulness para docentes

.

“Study nature, love nature, stay close to nature. It will never fail you”

Frank Lloyd Wright

  1. Medita, aunque tan sólo sea tres minutos al día. No me irás a decir que no tienes ni tres minutos, ¿verdad? Mi experiencia es que las meditaciones guiadas resultan más sencillas que las individuales, por lo que te recomiendo empieces utilizando alguna herramienta como un podcast o este vídeo para ayudarte a meditar.     
  2. Reduce tu nivel de intensidad y sintonízate con tu cuerpo y sentidos. ¿Qué quiere decir esto? Es posible que a lo largo de tus clases y, en ciertas ocasiones, de forma inconsciente vayas elevando el tono de voz (incluso notas que la garganta te empieza a rascar…), intentas llegar a atender de forma personalizada al mayor número de estudiantes posible, con lo que vas acelerando tus explicaciones y movimientos. Pues bien, cuando te notes acelerado en esta dinámica, párate, sal al balcón de tu ser y obsérvate, pon el foco en sentir tu respiración (ahora puedes aplicar el consejo número 9) y posición corporal. Con tan solo esto ya habrás ganado mucho. ¡Ojo! no consiste en ser un fundamentalista de la lentitud, no es una lucha contra la velocidad, sino contra la adicción a la velocidad. Se trata de buscar el ritmo justo que cada situación requiere para actuar con tranquilidad, para darnos el gusto de detenernos y tomar conciencia, sin sentirnos culpables. Para terminar este consejo, quiero comentar algo sobre la multitarea en nuestro desempeño laboral, aparentemente una virtud, sin embargo, un problema disfrazado de solución que es socialmente aceptado porque se relaciona con una “mejor productividad”cuando la ciencia demuestra todo lo contrario, que si estamos estresados, cansados o insatisfechos, somos menos eficaces.                                                                                                                                                                                                                                            .                                                                                                                                                    Mindfulness para docentes .
  3. No discutas con la realidad, es lo que es. Acéptala y fluye. No gastes tu energía en aquello donde no llega tu radio de acción. La aceptación es una de las grandes reglas del Mindfulness. ¡Ojo! no confundir con conformismo ni resignación.
  4. Presta especial atención a las personas. A sus emociones, a su ser, y no tanto a sus resultados. A estas alturas si de algo estoy seguro que tienes claro es que sabes que una cosa son la personas y otra, sus resultados, ya sean académicos o de desempeño laboral, no los juzgues por ellos. Sé que es difícil, pero si lo empiezas a practicar y te pones estas “gafas”, nunca te las volverás a quitar, crearás un halo de confianza en ti con el alumnado, o con tus compañeros y empezarás a ser constructor de relaciones poderosas, las cuales son el tejido de las instituciones u organizaciones poderosas, tal y como dice el gran Joan Quintana. Para ayudarte a ello puedes empezar por tomar consciencia de los pensamientos y juicios que haces a diario, no intentes frenarlos o resistirte a ellos, tan solo toma curiosa conciencia de ello. Como dice Rita Pierson, y en lo que no puedo estar más de acuerdo: “Cada niño merece tener un campeón, un adulto que nunca dejará de creer en ellos, que atienda el poder de la conexión, y les insista en que llegarán a ser lo que pueden llegar a ser”. Mindfulness para docentes
  5. Piensa cada día en algo que te haya sucedido durante tu jornada de trabajo por lo que puedas sentirte agradecido. El trabajar con personas, ciertamente complica muchísimo el desempeño laboral, sin embargo, regala cientos de momentos mágicos con personitas quienes con un pequeño comentario, agradecimiento, anécdota, sonrisa hacen que te sientas lleno de gratitud. Tómalo como rutina al irte a la cama antes de dormir, pensar en algo por lo que sentirte agradecido.
  6. Sé amable contigo mismo. Permítete estar cansado y cometer errores. Nadie es perfecto en su ámbito laboral, todos cometemos fallos. El Mindfulness como disciplina práctica nos permite reconocer y ver algunos pensamientos y emociones dolorosas. En esos momentos puede ayudarnos el tener una actitud de autocompasión, como cuando intentas calmar con amabilidad y calidez a un amigo que está atravesando un momento difícil. Lo importante es estar en continuo crecimiento y mejora, por supuesto sin ser demasiado condescendiente, ni duro contigo mismo. El error, nuestro aliado, el principio del aprendizaje. 
  7. Cuando algo bueno suceda, para y siéntelo. Párate, toma conciencia, compártelo y saboréalo. Sí, compártelo, verás todo lo que se puede llegar al generar cuando compartes un éxito o un buen resultado, cualquier cosa positiva sirve, se generan una sinergia positiva en tu centro de trabajo de gran valor.
  8. Cuando algo no tan bueno suceda, para y siéntelo. Acéptalo como tal, y fluye. La meditación como herramienta para trabajar la atención plena no tiene otro objetivo que SER tu mismo en el aquí y ahora, una forma de vivir/ser. Por esto, acudir al Mindfulness pretendiendo que resuelva únicamente nuestro estrés, cambie las cosas o nos mejore, se convierte en un obstáculo para vivir la verdadera experiencia mindfulness. La aceptación -aquí viene la dificultad- también supone aceptar el dolor (no quiere decir que no pueda ser cambiado) y aceptar las emociones negativas, si esa aceptación la cambiamos por resistencia es entonces cuando surge el sufrimiento. Dolor = dolor; Dolor x Resistencia = Sufrimiento.
  9. La regla “TDB”: Three Deep Breaths. Cuando te estreses y en los momentos de máxima tensión, antes de hablar, haz tres inspiraciones y expiraciones profundas. ¡Verás qué diferencia!, similar a la herramienta de comunicación asertiva de las 3 P´s: Pausa > Parafraseo > Pregunta, la cual aprendí ni mas ni menos que de ¡Robert Swartz

    Mindfulness educativo; coaching educativo; atención plena; resiliencia; Inteligencia Emocional; presencia; metadestrezas; Robert Swartz

    Con el creador del TBL, Thinking Based Learning, Robert Swartz.

  10. Conecta por lo menos una vez al día con la naturaleza. Hay muchas maneras, utiliza cualquiera de tus 5 sentidos, elije tu canal favorito (puede ser visual, auditivo, con el sentido del tacto…). Personalmente me gusta mirar la copa de un árbol durante unos segundos, fijándome como se mecen sus hojas, sus ramas, fijándome en su sencillez y a la vez en su grandeza, sintiéndome agradecido y presente.

.

Mindfulness para docentes 2

Observar algún detalle de la naturaleza durante unos segundos, es una estupenda práctica para estar presente: en el aquí y ahora.

.

Sinceramente espero que estos breves consejos te puedan resultar útiles en tu agitado día a día docente, para esta gran y compleja profesión que has elegido. Si practicas alguna rutina de Mindfulness o se te ocurre algún otro consejo, no dudes en compartirlos en los comentarios a pie de este artículo. Te estaré muy agradecido.

Para terminar, como siempre una de mis citas preferidas:

.

“En cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da”

Antonio Machado

.

Antonio Machado por Leandro Oro (1925)

.

Mindfulness para docentes

Fuente: Ideapod

Un pensamiento en “10 CONSEJOS PARA TENER UN DÍA MÁS MINDFUL (especial docentes)

  1. Pingback: ¿CÓMO APRENDER A APRENDER? FLUJOGRAMA DE RESOLUCIÓN DE DUDAS – EDUCAR para el CAMBIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s